fbpx

Cómo se realiza una operación de reducción de pecho

|

A pesar de que la operación estética más demandada, respecto a los senos, sigue siendo el aumento de pecho, existe un gran número de mujeres que sufre por un exceso de volumen en esa zona de su cuerpo. Afortunadamente, contamos una cirugía específica que nos ayuda a resolver dicho problema: la reducción de pecho.

La cuestión, es que no solo es un problema estético, además, también ocasiona verdaderas complicaciones físicas como dolores de espalda, cuello… Con una cirugía de reducción de pecho no solo estaríamos logrando una mejor calidad de vida, además, estaríamos consiguiendo una silueta más proporcionada y armónica.

Si estás pensando en someterte a una operación de reducción de pecho no te pierdas el siguiente post, en el que el Dr. Ignacio Ortega Remímez, especialista en Cirugía Plástica Estética y Reparadora de las Clínicas INSTIMED, nos facilita todos los detalles e información sobre este tipo de cirugía.

¿Qué es una reducción de pecho?

”La reducción de pecho, o mamoplastia de reducción, es una intervención quirúrgica, cuya finalidad es reducir el volumen del pecho pero, como es lógico, no se debe hacer de cualquier manera. Esta se ha de realizar de forma armónica al resto del cuerpo, devolver el complejo areola-pezón a su posición correcta y reducirlo de tamaño si fuera necesario”.

¿En qué consiste el preoperatorio de una reducción de pecho?

“Antes de una intervención de este tipo debe hacerse un estudio preoperatorio completo que incluya una analítica y un  electrocardiograma, así como un estudio de la mama, siendo lo habitual la mamografía y la ecografía. En el caso de pacientes muy jóvenes y con gigantomastias importantes, es fundamental remitirles al ginecólogo para un estudio más completo, incluyendo una analítica hormonal”.

¿En qué casos es recomendable someterse a una reducción de pecho?

“Como todas las cirugías estéticas, este es un tratamiento electivo, es decir, la paciente se lo hace porque quiere. Lo que ocurre es que muchos casos de gigantomastia conllevan problemas físicos como dolor de espalda, infecciones en el surco inframamario, marca en los hombros de los tirantes del sujetador…

Y luego está el componente estético y psicológico. Muchas pacientes sienten vergüenza por el tamaño de su pecho y evitan utilizar ropa ajustada e incluso dejan de ir a la playa y la piscina para no tener que utilizar bañadores. También hay muchas pacientes jóvenes, que, además, se quejan de los comentarios jocosos e insultantes que suelen recibir. Muchas de estas pacientes, además, adoptan posturas inclinando los hombros hacia adelante para que no se note tanto el tamaño de sus mamas, eso también les lleva a sufrir dolores de espalda y desviaciones de la columna.

Por ello, tanto si se trata de un motivo físico como de uno estético, es una de las cirugías con mayor índice de satisfacción por parte de las pacientes. Muchas de ellas tras la intervención confiesan arrepentirse de no haberlo hecho antes”.

¿Cuál es el perfil medio de una paciente que solicita una reducción de pecho?

“No hay un perfil único. Hay pacientes muy jóvenes, que desde que empezaron con su desarrollo, el tamaño de su pecho siempre les ha supuesto un problema. Y luego están las mujeres con un pecho de tamaño más moderado, pero también grande, que tras los embarazos y lactancia ha sufrido un cambio de posición y, a veces, aumento de volumen, y que quieren reducirlo y reafirmarlo. Y por último, las mujeres que tras la menopausia tienen un aumento de peso y de tamaño del pecho y quieren reducirlo. En estos casos, la paciente lo plantea más como un motivo de comodidad”.

¿Cuántas técnicas o tipos de intervención de reducción de pecho existen?

“Existen diferentes maneras de realizar el diseño para la reducción de mama, y con la experiencia, cada cirujano va teniendo sus propias preferencias. Y luego el otro detalle es cómo moviliza cada especialista el complejo areola-pezón para recolocarlo en su nueva posición.

Al final, es una cuestión de detalles técnicos que te los va dando el tiempo. Podríamos decir que técnicas no hay muchas, pero cada cirujano va tomando detalles de varias de ellas.

Lo que está claro, es que, desde el primer momento, la paciente suele reconocer una mejoría inmediata por lo cómoda que se siente sin ese pecho tan voluminoso”.

¿Por qué se dice que tras este tipo de intervención aumenta la calidad de vida de las pacientes?

“La reducción de pecho es una de las cirugías que, cuando una paciente decide hacérsela, es porque está verdaderamente a disgusto con su pecho por motivos estéticos o por problemas de espalda, de la piel…

Normalmente, las pacientes  retrasan la cirugía por miedo al dolor y a las cicatrices, y, finalmente, ven que no es una cirugía dolorosa y las cicatrices en poco tiempo son casi imperceptibles”.

¿Qué tipo de anestesia se emplea en una reducción de pecho?

“Lo habitual es que se haga bajo anestesia general, salvo que hubiera alguna contraindicación”.

¿Cómo es el postoperatorio de una reducción de pecho?

“No es en absoluto una cirugía dolorosa. Durante 2-3 días, la paciente llevará un vendaje que, posteriormente, se sustituirá por un sujetador. A los 7-10 días se retiran los puntos que no sean reabsorbibles, y, a partir de ahí, se llevan a cabo los cuidados de las cicatrices”.

¿En cuánto tiempo nos podemos incorporar a nuestra vida cotidiana tras la intervención de reducción de pecho?

“Lo normal es que podamos volver a la vida laboral a los 7-10 días, si se trata de un trabajo que no requiera de un gran esfuerzo físico”.

¿Qué precauciones debemos tomar tras una cirugía de reducción de pecho?

Básicamente, cuidar las heridas hasta que estas estén completamente curadas, y es importante la utilización de sujetadores, de forma y talla adecuadas, que mantengan el pecho en su sitio para que este no pierda la forma”.

¿Existe la reducción de pecho sin cicatriz?

“No. En algunas mamas grandes con componente graso se puede disminuir el volumen mediante liposucción, pero si hay que dar forma a la mama, elevar el complejo areola-pezón, u otras correcciones, esto requiere incisiones de mayor o menor tamaño”.

¿Las cicatrices se pueden eliminar de alguna manera o lo máximo que podemos lograr es atenuarlas?

“Respecto a las cicatrices, son muy importantes dos factores: uno de ellos es la técnica del cirujano, y el otro, la cicatrización propia del paciente. En el postoperatorio, se puede ayudar a mejorar la cicatrización mediante cremas, y parches de silicona”.

Conclusión

El pecho es un factor clave en la belleza y proporcionalidad de la mujer. En los casos en los que se produce un crecimiento exagerado del mismo, además de un problema estético y de autoestima, puede suponer un gran inconveniente para realizar actividades cotidianas. Si estás pensando en someterte a una intervención de reducción de pecho, infórmate adecuadamente y ponte en manos de los mejores especialistas.

Elígete a ti, elige INSTIMED NORDETIA

Comparte

Newsletter

Lo último

Lo más visto

Secciones

Tags

Atención al cliente y citas

Fuse
© 2020 Instimed Nordetia. Todos los derechos reservados. Política de privacidad.