fbpx

Tratamiento capilar anticaída tras la cuarentena


La cuarentena, y el hecho de tener que permanecer aislados, nos ha hecho vivir una situación muy estresante. Es bastante probable que toda esa tensión afecte notablemente a nuestro cuero cabelludo y provoque una caída del pelo. Según afirman algunos expertos, la pérdida de cabello debida al estrés no se produce de forma inmediata. Al parecer, suele ocurrir pasados unos dos o tres meses. Cuando estamos nerviosos (el coronavirus nos ha tenido y nos tiene muy alterados) la tensión provoca una reacción en nuestro cuerpo que frena el crecimiento del pelo. Sin embargo, y pese a todo, debemos mantener la calma. Primero, porque los especialistas señalan que cuando volvemos a la normalidad el cabello suele crecer de nuevo, y segundo, porque siempre podemos recurrir a una de las mejores opciones llegados a estos casos: someternos a un tratamiento capilar anticaída, con el que lograremos fortalecerlo de forma visible y espectacular.

Conviene señalar que hay dos tipos de caída de pelo. En una situación de estrés como la actual, solemos perder cabello de forma generalizada. Esta caída se caracteriza porque suele haber más pelo en la almohada o en el cepillo. Se distingue de la alopecia porque no se ven placas ni zonas con calvas… Simplemente se aprecia una menor densidad, por ejemplo, al hacernos una coleta, pero no en una zona específica de nuestro cuero cabelludo.

Cada vez son más las personas que se interesan por los tratamientos capilares anticaída, algo muy normal si tenemos en cuenta que, casi la mitad de la población masculina en edad adulta, entre 20 y 64 años, sufre problemas de caída de pelo o calvicie. Es decir, sólo en España se realizan unas 5.000 intervenciones de trasplante capilar al año y, según las estadísticas, las cifras siguen aumentando. Algo que también ocurre, cada vez con más frecuencia, en las mujeres.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de someternos a un tratamiento capilar anticaída?

Es muy importante señalar, que cuando nos enfrentamos a un problema como este, siempre debemos acudir a un especialista. La pérdida de cabello tiene múltiples tratamientos y solo mediante el diagnóstico llevado a cabo por un dermatólogo-tricólogo, se recibirá tanto una valoración, como un tratamiento anticaída apropiado para cada patología.

Es fundamental, que, durante la consulta informativa, al paciente se le deje muy claro que, si la pérdida de cabello es por motivos genéticos u hormonales, lo que los especialistas pueden hacer es retrasar lo máximo posible la alopecia, y si la pérdida de cabello es por un tema alimenticio, estrés, factores emocionales, cuidados inadecuados, sí se puede llegar a detener dicha pérdida capilar.

Un tratamiento capilar anticaída se suele dividir en tres partes:

  1. 1ª consulta médica
  2. Tratamiento de choque (suele durar unos tres meses)
  3. Tratamiento de mantenimiento (habitualmente se lleva a cabo una vez al mes)

¿Cuáles son las fases de un tratamiento capilar anticaída?

1ª consulta médica

En esta primera consulta, que dura aproximadamente una hora, el médico realiza una serie de pruebas al paciente con el fin de conocer el estado del cuero cabelludo y los posibles motivos de la pérdida de cabello.

  • Analítica.
  • Movilidad del cuero cabelludo
  • Maniobra de Jacket (pellizcamiento)
  • Signo de Saboureaud.
  • Phmetría
  • Microcámara: a través de una microcámara se estudia el grado de vascularización sanguínea, seborrea, descamación, pitiriasis, elementos contaminantes (polvo, lacas, pinturas, etc.)
  • En base a este estudio, el médico pauta los productos más adecuados para su tratamiento capilar: champú, loción, baño capilar, estimulantes y programa las sesiones de tratamiento.
2ª Aplicación del tratamiento capilar anticaída al paciente

El tratamiento suele durar entre 2 y 3 meses y lo más habitual es que se sigan los siguientes pasos:

  • 15 sesiones de tratamiento terapéutico, en las que se realiza: limpieza capilar y tratamiento con vacumterapia, radiofrecuencia, láser capilar y masaje capilar (excepto en pelo graso).
  • 2 sesiones de bioestimulación, la cual es una técnica que consiste en emplear el propio plasma del paciente para una regeneración celular.
  • 2 controles médicos durante el tratamiento.
  • En algunos casos el especialista también suele recomendar un par de peelings.

Lo más habitual, es que el médico le recomiende al paciente unos tratamientos anticaída domiciliarios, tales como la aplicación de un champú y una loción.

Una vez finalizado el tratamiento de choque, lo más recomendable es que el paciente acuda a la clínica una vez al mes, para que el especialista pueda valorar adecuadamente los resultados.

Ventajas del tratamiento capilar anticaída

Gracias a los tratamientos capilares anticaída personalizados, y llevados a cabo por un médico especialista, podremos obtener los siguientes resultados:

  • Detener la caída de cabello, si la pérdida capilar es debida a una mala alimentación, estrés, factores emocionales o cuidado inadecuado.
  • Retrasar al máximo la caída del cabello, si la pérdida capilar tiene un componente hormonal o genético.
  • Mantenimiento del cabello tras un microinjerto capilar.

¿Por qué debemos valorar la opción de someternos a un tratamiento capilar anticaída ante la pérdida del cabello?

Básicamente, porque las estadísticas arrojan datos muy reveladores. Casi el 40% de los hombres perderán algo de pelo cerca de los 35 años y la proporción aumenta hasta un 65% en hombres de unos 60 años.

La calvicie o la pérdida de cabello, también es conocida como alopecia. La forma más común de pérdida de cabello es la calvicie masculina, también conocida como alopecia androgénica.

El patrón de calvicie masculina tiene un gran componente hereditario y puede pasar de una generación a otra. Este tipo de calvicie puede afectar a hombres en su mayoría, con una edad comprendida entre los 20 y los 30 años. Sin embargo, también pueden darse casos en hombres de más edad o, incluso, en adolescentes. Por eso es muy importante comenzar con un tratamiento  capilar anticaída adecuado lo antes posible.

Por otro lado, conviene señalar que la caída de cabello ha dejado de ser un problema exclusivamente masculino. La Alopecia femenina actualmente también afecta a un pequeño porcentaje de mujeres de entre 20 y 30 años y a un 30% de aquellas que tienen entre 40 y 60 años.

Conclusión

Si tras la cuarentena y el confinamiento has notado que tu cabello se ha debilitado de forma considerable, debido al estrés al que nos hemos visto sometidos, te aconsejamos que no pongas el grito en el cielo, sino que busques la mejor solución: someterte a un tratamiento capilar anticaída, para que tu pelo recupere todo su brillo, fuerza y esplendor.

Elígete a ti, elige INSTIMED NORDETIA

Comparte

Newsletter

Lo último

Lo más visto

Secciones

Tags

Atención al cliente y citas

Fuse
© 2020 Instimed Nordetia. Todos los derechos reservados. Política de privacidad.