fbpx

Lipofilling, quita y pon… donde haga falta


Restar de donde sobra y sumar de donde falta es el sueño de much@s. Un sueño que hoy es una realidad gracias al lipofilling, uno de los procedimientos quirúrgicos que incrementaron su utilización hasta en un 200% en España entre el año 2000 y el 2018, y que (según la Sociedad Española de Cirugía Plástica) se consolidó en el 2019 dentro del ámbito de la cirugía plástica y estética. Son muchos los especialistas que aseguran, que, una de las claves de su éxito, reside en que, con esta técnica, se pueden corregir los defectos congénitos o adquiridos sin temor a que el organismo los rechace, ya que el material que se emplea es la grasa propia del paciente. Aunque esas no son sus únicas virtudes…

Si no te salen las cuentas y quieres que todo esté en su sitio, y de una forma armónica y proporcionada, te invitamos a que leas con atención el siguiente post. En él descubrirás todo lo que un lipofilling puede hacer por ti.

¿Qué es el lipofilling?

Es uno de los procedimientos quirúrgicos más seguros, y en auge, que consiste en extraer la grasa de una zona del cuerpo mediante una liposucción, para colocarla en otra mediante una infiltración durante la misma intervención. Es decir; la finalidad es corregir una cantidad insuficiente de grasa en distintas zonas del rostro o del cuerpo, utilizando las propias células adiposas del paciente. Los resultados son, además de duraderos, absolutamente naturales. Las zonas más comunes de las que se extrae el tejido graso son el abdomen y los muslos. El resultado de esta técnica quirúrgica es muy satisfactorio, ya que se elimina la grasa de las zonas en las que sobra y se compensa la falta de volumen en las que falta. Además, permite corregir ciertas imperfecciones, es decir; es una cirugía con fines estéticos, pero también reparadores.

Como hemos comentado anteriormente, el material que se emplea en esta intervención no produce ningún tipo de rechazo en el paciente, ya que procede de su propio organismo. De este modo, evitando la utilización de materiales sintéticos, se evitan también posibles complicaciones o reacciones a un cuerpo extraño.

¿Cómo se lleva a cabo un lipofilling?

A la hora de llevar a cabo un lipofilling, es fundamental saber qué cantidad de tejido adiposo se necesita para obtener los mejores resultados y lograr la máxima satisfacción del paciente. La forma en la que se realice, dependerá de la cantidad de grasa que se extraiga. Si fuera necesaria una gran cantidad, lo normal es que ésta proceda de la zona abdominal o de las caderas. Sin embargo, si el retoque es más pequeño, la extracción del tejido adiposo es más sencilla, pudiéndose llevar a cabo, incluso, con una jeringuilla.

El segundo paso, consiste en tratar la grasa (purificarla y depurarla) que se mezclará con los factores de crecimiento obtenidos de la propia sangre del paciente, con el fin de favorecer la regeneración celular.

En tercer lugar, el cirujano procederá a realizar el lipofilling para conseguir los resultados deseados.

¿Quiénes son los mejores candidatos para someterse a un lipofilling?

Aquellas personas que presenten las siguientes características:

  • Un volumen insuficiente en la zona de los glúteos, las caderas o el pecho.
  • Pacientes con asimetrías faciales o corporales.
  • Arrugas profundas en el rostro.
  • Personas con cicatrices, tanto en la zona del rostro, como en la corporal.
  • Aquellas personas que deseen incorporarse a su actividad habitual con mayor rapidez, ya que, en comparación con otras técnicas quirúrgicas, el lipofilling, requiere de un menor periodo de recuperación.
  • Pacientes que deseen elevar y aumentar sus pómulos. En este caso, se colocará tanta cantidad de grasa como sea precisa para obtener un resultado favorecedor y muy natural.
  • Personas con un exceso de tejido adiposo en zonas como el abdomen o los muslos.

Ventajas del lipofilling

  • Aunque los resultados definitivos se producen después del primer mes de haberse llevado a cabo la cirugía, los cambios pueden apreciarse de manera prácticamente inmediata.
  • Los resultados son totalmente naturales y armónicos, tanto en la forma, como en el volumen que se le da a la zona tratada.
  • El postoperatorio de un lipofilling es muy rápido y no suele producir inflamación. En el caso de que aparezca, ésta será muy leve.
  • El lipofilling no deja cicatrices visibles, ya que, en este procedimiento quirúrgico, se emplean cánulas muy finas.
  • Es una técnica quirúrgica muy segura, no solo porque al tratarse de la extracción y reimplantación del tejido adiposo del propio paciente la posibilidad de rechazo es menor, sino también, porque la grasa extraída puede ser posteriormente inyectada en la mayor parte de la zona facial y corporal.
  • El lipofilling nos permite equilibrar la forma de nuestro cuerpo al eliminar grasa localizada para transferirla a zonas que puedan necesitar de volumen.
  • Es un procedimiento ideado para todo tipo de edades, desde personas jóvenes que estén (por ejemplo) descontentas con el tamaño de sus glúteos, hasta para pacientes de edad más avanzada, que hayan experimentado pérdida de volumen, flacidez y firmeza.

Conclusión

El lipofilling es una de las técnicas quirúrgicas más novedosas, eficaces, naturales y seguras para recuperar volúmenes, corregir defectos congénitos o adquiridos y eliminar tejido adiposo, de aquellas zonas en las que sobre. Además, no produce ningún tipo de rechazo, ya que el material que se emplea en esta cirugía procede del cuerpo del propio paciente.

Elígete a ti, elige INSTIMED NORDETIA

Comparte

Newsletter

Lo último

Lo más visto

Secciones

Tags

Atención al cliente y citas

Fuse
© 2020 Instimed Nordetia. Todos los derechos reservados. Política de privacidad.