Ante todo, es importante dejar claro que lo primero que debemos hacer a la hora de ponerse a dieta es acudir a un médico especialista en nutrición y olvidarse de la dieta que ha hecho tu vecina y que le ha ido fenomenal, de la autodieta o de los centros no médicos.

Debes acudir a un centro médico especializado en nutrición, donde el doctor te realice un estudio pormenorizado y personalizado con el fin de definir la dieta que mejor se ajuste a tu metabolismo y tu ritmo de vida, ya que no es lo mismo una persona en la menopausia que una persona con 30 años sin hijos, que una persona con 40 años con hijos, etc. De esta forma, estoy convencido de que perderás esos kilos de más con la seguridad que ofrece una adecuada supervisión médica.

1er error: “Cuanto menos coma más delgada” por eso te saltas algunas comidas

Es un grave error ya que al saltarse comidas puedes ganar más peso porque cuando no desayunas o no comes, al llegar a casa por la noche vacías la nevera y te comes hasta lo que no debes comer. Además, tu metabolismo necesita alimentos para darle energía y que puedas realizar las actividades diarias. Si no comes, tu cuerpo empezará a hacer uso de “tus reservas” y el peso que pierdas no será a costa de la grasa sino de músculo y agua corporal. Al perder de esta forma, recuperarás los kilos muy rápido e incluso algunos más.

Conclusión: en nuestra dieta libre, buscamos que el paciente pierda peso sin pasar hambre.

2do error: Cuando nadie me ve, me pongo hasta arriba de lo que me gusta

Evidentemente es un gran error… el abusar del chocolate, pastelitos, refrescos, patatas o comida rápida cuando nadie no esta viendo, es un absurdo, donde el mayor perjudicado eres tú. Primero porque te estas engañando a ti mismo y en segundo lugar porque no vas a perder esos kilos de más. Además, al hacerlo a escondidas o mintiendo, se puede llegar a caer en tal grado de culpabilidad, que uno puede caer en desórdenes alimenticios.

Conclusión: hacer dieta no es sinónimo de dejar de vivir, ni de renunciar totalmente a alimentos que nos gustan. En nuestras dietas libres, si el paciente le gusta mucho una cosa intentamos en la medida de lo posible mantenérselo aunque sea de forma reducida para que la dieta se le haga más llevadera

3er error: cuanto más rápido pierda peso, mejor

Otro gran error… una cosa es bajar un kilo o dos kilos semanales, aunque todo depende de muchos factores: cuando se ha empezado la dieta, edad del paciente, los kilos a perder, si la paciente esta con la regla, menopausia, ritmo de vida, etc., y otra muy distinta es bajar muchos kilos semana tras semana, porque eso no es bueno. Tarde o temprano se sufrirá una descompensación que puede poner en peligro la salud. Además, esta clínicamente demostrado que quien pierde peso de manera rápida y excesiva, sufre cansancio, muchos estrés y cambios de humor.

Conclusión: hay que huir de todas aquellas dietas que prometen perder peso de forma muy rápida. Como regla general, debe ser algo gradual, entre 4 y 6 kilos al mes, aunque como he indicado antes, hay que tener en cuenta muchos factores.

Foto de personas creado por freepik – www.freepik.es