fbpx

Hilos Tensores

El tratamiento con hilos tensores consiste en la introducción en el tejido subcutáneo de unas sustancias biológicas en forma de hilo con el objetivo de conseguir un efecto liftting biológico auto-inducido no quirúrgico.

ELÍGETE A TI, ELIGE INSTIMED

ELIGE INSTIMED PARA REALIZAR TU TRATAMIENTO CON HILOS TENSORES

¿En qué consiste el tratamiento con hilos tensores?

Las sustancias que forman este hilo son absolutamente biodegradables y se reabsorben totalmente en el tiempo.

La colocación produce una estimulación interna al organismo para que produzca grandes cantidades de colágeno y complementar el efecto tensor con un aspecto saludable.

 

 

¿Qué tipo de hilos se utilizan?

Dependiendo de la laxitud y flacidez del tejido del paciente se pueden utilizar varios tipos de hilos; así, por un lado están los hilos tensores monofilamento que son aquellos que se pueden utilizar en toda la cara pero están especialmente indicados por su forma a tratar la papada y el óvalo de la mandíbula.

Por otro lado se encuentran los hilos tensores multifilamento que, como su nombre indica, está compuesto por más hilos que el anterior tipo y, por tanto, tiene un grosor mayor. Este tipo de hilos tensores se utiliza sobre todo para corregir arrugas de expresión como las que aparecen en las comisuras de los labios.

Por último, tenemos otro tipo de hilos tensores que son los espiculados o adentados. Este tipo de hilos son los que aportan más tensión a la piel y, por lo tanto, más firmeza. Por esta razón, están indicados para tratar zonas con mayor flacidez porque producen una tersura efecto lifting. Se trata de hilos más gruesos que los anteriores y que producen un efecto de tracción en la piel gracias a las espículas o dientes que tienen.

Las zonas que más se benefician de estos hilos mágicos son zonas con mayor descolgamiento cutáneo como pueden ser los pómulos, la papada, el cuello y la mandíbula.

¿Cómo debe realizarse el tratamiento con hilos tensores?

Siempre debe llevarse a cabo por médicos especialistas en medicina estética que manejen esta técnica. El primer paso para colocar los hilos tensores es limpiar la piel para evitar posibles infecciones, después se realizan las mediciones de la zona  y se dibujan líneas para conocer por donde deben pasar para conseguir el efecto deseado. Una vez se tenga todo previsto, se aplica la anestesia local, y cuando no haya sensibilidad se procede a introducir las cánulas que contienen los hilos tensores.

Una vez insertado por completo este pequeño tubo, se retira, y quedan los hilos tensores dentro de la piel. En el caso de los espiculados, el profesional médico procederá a tirar poco a poco de los hilos para que queden anclados a la piel en la posición deseada. Por último, se recorta el sobrante y se limpia la zona de entrada. Este tratamiento se realiza en una única sesión, y una vez se terminan los efectos, puede repetirse las veces que se quiera, pues no existe ninguna restricción al respecto.

El número de hilos que se requieren para cada caso varía según el tipo de piel y la afección que se quiera tratar. La zona que más se trata es la del tercio medio inferior, donde se suelen utilizar unos 30 –que se colocan perpendicularmente para crear un tejido en malla que retenga la piel–, o unos tres espiculados por cada lado, o sea, seis en el total del rostro inferior. En cuanto a otras zonas como, por ejemplo, el cuello, la el  promedio suele ser de unos 30 hilos finos y seis espiculados, aunque depende del problema estético del paciente y su tipo de piel.

¿Cómo se realiza un tratamiento con hilos tensores?

Duración: 30' a 40' aprox.

Post-tratamiento: evitar la exposición solar y utilizar siempre protector solar de 50+ SPF. Aplicación de crema con vitamina K para evitar los posibles hematomas.

Alta médica: inmediata.

Hospitalización: no requiere, es ambulatorio

Anestesia: tópica

Resultados: inmediatos y progresivos ya que transcurrido un mes aproximadamente la colocación de los hilos ha estimulado la formación de neocolágeno. Los hilos permanecen alrededor de 6 meses y van siendo reabsorbidos progresivamente.

Ventajas del tratamiento con hilos tensores

  • Elevar las mejillas.
  • Disimular las patas de gallo, surcos nasogenianos o las líneas de marioneta.
  • Estrechar el mentón.
  • Mejorar el perfil de la mandíbula.
  • Reestructurar la zona orbito-malar (alrededor del pómulo).
  • Estrechamiento y elevación de la nariz.
  • Elevación de las cejas.
  • Disimular la papada o el doble mentón.
  • Mejorar el aspecto del cuello.
  • Dar luminosidad a la piel.
  • Rejuvenecer el aspecto de manos y pies.
  • Tratar la flacidez en los brazos, piernas, o glúteos
CONTACTO
Atención al cliente y citas

Estamos a tu disposición para atender todas tus consultas y comentarios. Rellena el siguiente formulario y contactaremos contigo para resolver todas tus dudas.

Elige tu clínica más cercana

NUESTRAS CLÍNICAS

Clínica en Madrid

C/ Santiago de Compostela, 50
Tel. 913 150 404
Metro: Herrera Oria. Junto a C.C La Vaguada

Clínica en Móstoles

C/ Cartaya nº1 Bis
Tel. 916 175 706
Metro: Pradillo y Móstoles Central

Share This