fbpx

¿Te has parado a pensar todo lo que unas cejas tupidas y bien definidas pueden llegar a hacer por tu mirada? Son el marco de los ojos y pueden cambiar para bien, o para mal, la expresión de los mismos, agrandarlos o empequeñecerlos.

Cada rostro tiene sus particularidades, por eso, a la hora de llevar a cabo un buen diseño de cejas, éste debe ser completamente personalizado, adecuarse a la forma de la cara de cada individuo, corregir los defectos y ensalzar las virtudes.

Afortunadamente, hace tiempo que se desterró del “mapa de la belleza” aquella moda de dejarlas finísimas y sin forma (especialmente en el caso de las mujeres). Hoy en día, la nueva obsesión beauty es lucirlas copiosas y bien marcadas. Para lograrlo, cada vez contamos con más alternativas: el microblading, la micropigmentación, las extensiones de cejas, el tinte…pero… sin lugar a dudas, la mejor de todas ellas es: el injerto de cejas. Su principal diferencia (y ventaja) con respecto a otras técnicas, es su duración, ya que, el injerto de cejas, es un tratamiento permanente con el que acabarás para siempre con las antiestéticas calvas de esa zona del rostro.

Es una solución magnífica para aquellas personas que han sufrido una quemadura que ha dejado una cicatriz, para las que durante años se les fue la mano con las pinzas de depilar, y para aquellas otras que han padecido alguna patología como la alopecia frontal fibrosante.

Se trata de un problema que puede afectar tanto a hombres, como a mujeres y que, en algunos casos, puede generar importantes trastornos psicológicos.

La doctora Gilene Durán, Dermatóloga, y especialista en Tricología y Medicina Estética y Capilar de las Clínicas INSTIMED, te cuenta todo lo que deberías saber si estás pensando en someterte a esta cirugía. Una intervención con la que, además de mejorar tu expresión facial, protegerás mucho mejor tus ojos de algunas de las agresiones externas más frecuentes.

 

📌¿Qué es y cómo se realiza un injerto de cejas?  

Las cejas despobladas pueden producirse por diversas razones: falta de crecimiento del vello por una cicatriz secundaria a una quemadura, o por alguna patología como una dermatitis. Además, Los especialistas señalan que, en algunos casos, (muy extremos) algunas personas sufren una manía conocida como “tricotilomanía” o tendencia a arrancarse los pelos.

Los expertos aseguran que, en líneas generales, se puede afirmar que el injerto de cejas es muy similar al que se realiza en el cuero cabelludo. Se lleva a cabo con la técnica FUE (es la más recomendada para este tipo de tratamientos) y con anestesia local, muy similar a la que se utiliza en la consulta de los dentistas.

En primer lugar se anestesia la zona donante. La que se utiliza normalmente para el injerto de cejas es la de la parte de la nuca, ya que los cabellos de esa zona son los que más se asemejan al pelo de la ceja. La razón es muy sencilla: es un pelo más fino, y su velocidad de crecimiento es más lenta.

Una vez que se hace la extracción de la zona donante, el especialista coloca la anestesia en la zona de las cejas, que es la que se va a injertar. Después, se procede a colocar pelo a pelo. La doctora Durán señala que, lo más recomendable, es que, antes de llevar a cabo el injerto de cejas, se realice un diseño de las mismas, algo que suele hacer un estilista o un esteticista, para que  la ceja se adecúe a los gustos del paciente y a la forma de su rostro. Finalmente, el especialista procederá a realizar el injerto propiamente dicho.

📌 Ventajas de un injerto de cejas

1.- Es la solución definitiva ante la pérdida de densidad en las cejas.

2.- Los resultados son totalmente naturales.

3.- Es un tipo de cirugía que se lleva a cabo con anestesia local y de forma ambulatoria.

📌 ¿Cómo es el postoperatorio de un injerto de cejas?

La doctora Durán explica que el proceso es prácticamente igual al de la cabeza, lo único que varía es el tiempo, que, al tratarse de una zona más pequeña, lógicamente es más corto.

Es normal que, tras la intervención, se hinche un poco dicha zona. También es completamente normal que, alrededor de los pelos que se han injertado, se formen unas pequeñas costras, las cuales se irán cayendo en función de los lavados que se realicen en esa zona del rostro.

Conviene dejar claro, que el pelo injertado crece y también pasa por el proceso de caída. Durante las primeras semanas habrá un pelo que crezca y otro que caiga. También habrá un momento en el que las cejas estén despobladas, tal y como estaban antes de la cirugía, y, a partir de los dos o tres meses, empezaremos a notar el crecimiento del pelo como tal de forma definitiva y con unos resultados totalmente naturales.

📌 ¿Por qué es importante cepillarse las cejas tras haberse sometido a esta intervención?

La doctora Gilene Durán, apunta que al paciente hay que indicarle que debe cepillarse las cejas todos los días tras haberse sometido a un injerto de cejas. Además, asegura que también es recomendable que utilice un aceite especial con el  que ayudará a estimular el crecimiento del vello de esa zona.

Nuestra especialista señala, que cuando crece el pelo hay una cierta tendencia a que lo haga de forma recta: “no crece de lado, como normalmente nos crecen las cejas, lo hace de manera desorganizada, por eso se recomienda el cepillado diario, para que el pelo vaya cogiendo la forma que tienen las cejas de manera natural”.

Por otra parte, y teniendo en cuenta que el pelo injertado es un pelo extraído de la cabeza, será necesario cortarlo con cierta frecuencia para que tenga un aspecto completamente natural y cuidado.

📌 ¿Quiénes son los mejores candidatos para someterse a un injerto de cejas?

La doctora Durán asegura que los mejores candidatos para someterse a un injerto de cejas son, en general, todos aquellos pacientes que desean aumentar el volumen del pelo de sus cejas. También aquellos que han sufrido una enfermedad llamada “alopecia frontal fibrosante”, que hace que se caiga el vello de esa parte del rostro. Conviene señalar, que, a estos últimos, se les puede operar siempre y cuando tengamos la certeza de que la enfermedad está inactiva, ya que de lo contrario, puede existir riesgo de rechazo.

También serían buenos candidatos aquellas personas que, debido a una cicatriz, han perdido pelo en una zona determinada de las cejas o que, por genética, tienen una ceja muy fina y desean engrosarla. Hay mujeres que, tras la menopausia ven como el pelo de la ceja se hace más fino y más escaso. Para este tipo de casos, el injerto de cejas también resulta una gran solución estética.

✔️ Conclusión         

Si llevas depilándote media vida, si has sufrido alguna patología que haya cursado con la pérdida de vello en la zona de las cejas, si debido a tu genética el pelo de esa zona es especialmente fino o, si simplemente quieres tener unas cejas pobladas y bien definidas que realcen tu mirada, no lo dudes, el injerto de cejas es la solución que andabas buscando. La nueva obsesión beauty con la que mejorarás, de forma espectacular, tu expresión facial.

 

Elígete a ti, elige INSTIMED.

Share This